lunes, 27 de septiembre de 2010

Doble ración de extraterrestres.

Bueno, esta noticia salió hoy en todos los medios...


La ONU nombra un embajador para atender a visitantes extraterrestres

Mazlan Othman

Mazlan Othman es humana, malaya, astrofísica, tiene 58 años, y será la encargada de responder a los extraterrestres cuando lleguen a nuestro planeta y digan “venimos en son de paz” o “llévenme con su líder” (suponiendo que no nos bombardearán primero).
Othman será la jefa de la “Oficina de Asuntos Extraterrestres” de la ONU, que no será igual a la oficina de los Hombres de Negro, pero estará encargada de recibir visitantes del espacio exterior, traspasar la tecnología desarrollada con fines espaciales a la humanidad que vive en la Tierra (especialmente a países en desarrollo) y de monitorear el desempeño de las cosas que mandamos fuera de nuestra órbita, incluyendo la cantidad de basura espacial.
“La continua búsqueda de vida extraterrestre, por diferentes entidades, sostiene la esperanza de que algún día la raza humana recibirá señales extraterrestres. Cuando las recibamos, deberíamos tener una respuesta coordinada que considere todas las sensibilidades relacionadas con el tema”, afirmó la científica en un foro recientemente.
No sabemos si los aliens vendrán en son de paz o no, pero con los avances en el espacio, no parece tan mala idea prepararse para tal eventualidad. ¿Cómo crees que debería ser la recepción?




Y horas después la ONU, concretamente la tipa mencionada aclara lo siguiente:

Actualización: Mazlan Othman, quien según el Sunday Times de Londres había sido nombrada para el cargo, desmintió que sea así.
“Suena realmente cool (tener un trabajo así) pero tengo que negarlo”, afirmó Othman en un e-mail. La científica agregó que participará en una conferencia la próxima semana donde hablará de temas “cercanos a la Tierra”. Al parecer, todavía habrá que llamar a Will Smith y Tommy Lee Jones para lidiar con problemas de aliens.




"Bienvenido a la Tierra".










 Y ahora una de verdad....
-------------------------------

[Vía: marca.com]

Ilyumzhinov sugiere que el ajedrez lo trajeron a la Tierra los extraterrestres

Excavaciones efectuadas en distintos lugares de mundo indican que el ajedrez se jugaba con idénticas reglas en varios continentes, y "entonces no había internet", comenta Ilyumzhinov, quien agrega: "Eso significa que lo trajeron de algún lugar".


El presidente de la Federación Mundial de Ajedrez (Fide), Kirsan Ilyumzhinov, sugiere que el ajedrez lo trajeron a la Tierra los extraterrestres.

"¿Se da usted cuenta de que es un juego cósmico?", pregunta en una entrevista con el diario británico 'The Independent'.
Excavaciones efectuadas en distintos lugares de mundo indican que el ajedrez se jugaba con idénticas reglas en varios continentes, y "entonces no había internet", comenta Ilyumzhinov, quien agrega: "Eso significa que lo trajeron de algún lugar".


Ilyumzhinov insiste además en que "hay algún código" en el ajedrez y señala que el tablero tiene 64 cuadrados, el mismo número de codones (órganos celulares) que hay en el ADN humano.
También cree que el maíz lo trajeron a la Tierra seres de una civilización ajena a la Tierra.
El excéntrico Ilymzhinov ha afirmado en diversas ocasiones que alienígenas le llevaron en 1997 a una nave espacial, donde estuvo charlando con ellos antes de regresar a la Tierra.


"Soy normal psicológicamente"
"No estoy enfermo, se defiende. Soy normal psicológicamente. No oculté (el supuesto contacto con alienígenas) aún a sabiendas de que la gente se reiría de mí y me trataría de loco. Fue tal vez una forma de autosacrificio", explica al diario británico.

Además de su cargo que ocupa en la Fide desde 1995, al que es de nuevo candidato frente al ex campeón mundial Anatoly Karpov, el excéntrico Ilyumzhinov es millonario y es presidente de Kalmykia, una región budista de Rusia en la costa del mar Caspio, donde ha construido el mayor templo de esa religión en Europa.
Preocupado por la polémica en torno al plan de construir una mezquita en el solar que ocuparon las torres gemelas neoyorquinas, Ilyumzhinov ha escrito al alcalde de esa ciudad, Michael Bloomberg, para ofrecerle 10 millones de dólares destinados a la construcción de un Centro Mundial del Ajedrez en ese lugar.


Su plan consiste en construir una torre de 24 pisos en lugar de la mezquita con la forma de la figura del rey en el ajedrez.
"El ajedrez, afirma, es una actividad en la que se dan cita el cerebro y el espíritu competitivo. Pero es una competición sin sangre", añade.
En el Centro Mundial del Ajedrez que propone habría una mezquita, una iglesia cristiana, una sinagoga y un templo budista, y la corona del rey sería un observatorio desde donde los niños podrían mirar a las estrellas.
Una escuela de ajedrez daría lecciones gratis de ese deporte de la mente y habría además una red de poderosos ordenadores que organizarían competiciones de ajedrez por internet.
Ilyumzhinov cree que el fútbol será un deporte olvidado dentro de uno o dos siglos mientras que el ajedrez nunca desaparecerá.
El presidente de la Fide explica que no utilizará su considerable riqueza personal para financiar todo ese proyecto, pero confía en la ayuda de algunos jerarcas rusos amigos.






domingo, 12 de septiembre de 2010

"Hereafter", de Clint Eastwood


"Sé lo que estás pensando..."

Por fin... el trailer.



Estreno en España: 21 de enero de 2011



jueves, 9 de septiembre de 2010

I'm Still Here, primeras impresiones.

Por lo que se ve, las películas de la Sección Oficial del Festival de Venecia de este año no están entusiasmando demasiado. Quizás porque el morbo de seguir la locura de Phoenix, que no entra a concurso, desvía mucho la atención. Sea como sea, el documental de Casey Affleck lo está petando y El Guardián entre el Orégano, para seguir con el seguimiento que le lleva haciendo a esta historia, cuelga aquí un par de comentarios de prensa sobre I'M STILL HERE.
La impresión propia para cuando se estrene aquí en España (si es que se estrena).

Estoy deseando verla.


[Vía: elmundo.es]


Joaquin Phoenix, loco de verdad



Presentando la película en Venecia


Genial. Jugaba, eso sí, con una pequeña ventaja: Hamlet está loco. Y ya se sabe, los locos, como los niños, siempre dicen la verdad. Ésta es la cuestión. Joaquin Phoenix también está de atar. O lo parece. Casey Affleck, su cuñado y director debutante, lo sabe. O hace que lo sabe. Un año entero ha estado persiguiéndole. Desde que anunció que dejaba la actuación hasta algo muy parecido al fin. De otro modo: un descenso a los infiernos del antes actor en, digamos, tiempo real. 'I'm still here', presentada ayer fuera de competición, es eso: la reconstrucción de la historia de un hombre enamorado de su propio suicidio. Si se quiere es también un documental que se introduce hasta las entrañas en una vida privada perfectamente destruida. Vemos al protagonista vomitarlo todo (en sentido real y figurado); asistimos a cómo su asistente le defeca (tal cual) encima después de una bronca; contemplamos el verdadero significado de la expresión "hacer el ridículo" en público y en privado...
Y sin embargo, y pese a la proximidad de la cámara al rostro de la 'víctima', lo que cuenta es otra cosa. Sí, nos corroe la pregunta del millón: ¿es verdad o es mentira? ¿finge la destrucción o es real? Es decir, se trata de una celebridad y todos somos cotillas. Pues bien, la sabiduría y genialidad de la película de Affleck es hacer que todos esos interrogantes pasen a segundo plano. De repente, la vieja y carcomida frontera entre el documental y la ficción queda desdibujada en una película (sin más apellidos) con el privilegio de la verdad. Hemos llegado.
El truco del director, en realidad, es el mismo que el utilizado por Shakespeare, el más moderno de los escritores modernos. La idea es enfrentar la realidad, ésa que tradicionalmente capturan los documentales, a su espejo o, si se quiere, a su enemigo: el drama. Y el resultado es lo que, en definitiva, busca cualquier obra artística: contar al rey su villanía. La verdad, duela a quien duela. La historia de un hombre derrotado funciona porque es verosímil, porque acierta a conmover, indignar y, ya puestos, divertir. Eso sí, con una risa cerca de la congelación. Si Joaquin Phoenix miente, Marlon Brando es un aprendiz. Y, en cualquier caso, ¿no es el arte, por definición, pura mentira?
Y para que no quede duda de que Casey Affleck acierta, otra película de la jornada vino a darle la razón. Desde unos lugares, eso sí, ciertamente lejanos. El director chino Wang Bing presentó 'The ditch' (o 'La fosa'). La película, que se proyectó a título de sorpresa, cuenta la historia brutal de unos hombres castigados a trabajos forzados en el desierto del Gobi. Hablamos de los años 50, de los programas de 'reeducación' de los comunistas chinos, de la brutalidad convertida en programa político.
El acierto de Wang Bing consiste en traer a los ojos del espectador la posibilidad de su propia miseria. Ante la mirada sorprendida de la concurrencia, cuestiones tales como el canibalismo se convierten en la única expresión de humanidad. Cruel. Es ficción, pero con el sabor agrio de la mostrenca realidad. Es drama, pero es verdad. De nuevo, y desde el lado opuesto, llegamos al mismo sitio. Conviene recordar que el director es el responsable de uno de los documentales más soberbios de los últimos años ('Al Oeste de las vías'). "Me niego a aceptar ese anacronismo que divide el cine en documentales y dramas", dijo el chino en la rueda de prensa y el americano, desde la distancia, asintió.
Como tampoco dejó de asentir, el otro gran loco de jornada. Hablamos del loco oficial de Hollywood: Vincent Gallo. El hombre hizo doblete y apareció como protagonista de 'Essential killing', de Jerzy Skolimowski, y a título de director de 'Promises written in water'. En la primera, bien; en la segunda... todavía estamos dándole vueltas. Inexplicable y, por momentos, autoparódica. La cinta del director polaco se puede calificar como la tercera joya del día y, sin duda, junto a 'The dicht' firme candidata a los mayores premios. Se trata simplemente de la historia de un hombre en fuga. Un 'presunto terrorista' es capturado en Afganistán y trasladado a Europa. El resto es simple carrera. De un virtuosismo exacerbado, el veterano cineasta acierta con la perfecta radiografía del nervio. Y sin más palabras que los jadeos de un ser humano convertido en bestia. La supervivencia es así.
Y Gallo lo borda con sus retinas como navajas. Loco. Tan loco como el mismísimo príncipe Hamlet. Tan loco como la verdad enfrentada a su necesidad de ser proclamada. 'La ratonera' se representa dos veces. En la primera se oye a los actores. La segunda vez es mímica. La intención de su autor era que el espectador contemplara la reacción del rey usurpador; del actor que representaba al rey usurpador. Primero como ficción; después como documental. Shakespeare, el mejor cineasta.



--------------


[Vía: obsessedwithfilm.com]




Venice 2010 Review; Standing ovation for I’M STILL HERE. Fake or not – it works.










“Written and Directed by Casey Affleck” read the end credits to his debut feature I’m Still Here, something he dismissed as a “union thing” when asked about it at yesterday’s press conference. But whatever the director says, debate about how authentic this film is looks set to run and run.
Ostensibly, the film follows Joaquin Phoenix as he quits acting and stages an unlikely bid to become a hip hop artist. But elements of the film seem a bit too convenient, for instance there are multiple cameras with all the angles covered, leaving it sometimes feeling like a Christopher Guest or Larry Charles faux documentary rather than the real thing. And the film adheres to elements of film-fiction structure (things mentioned always have a plot functionality and are usually a set up for something later).
At times the film is also rather too exaggerated to be completely legitimate. Coming close to resembling Borat, as in one scene Phoenix’s friend deficates on his face whilst he is sleeping. But there is always something that pulls you back and makes you think it’s real again. In that respect it’s similar to (though way better than) Banksy’s Exit Through the Gift Shop.

We see Phoenix order a pair of prostitutes whilst repeating “I’m gonna smell that girl’s butthole” over and over. When they turn up, he literally does coke off a hooker’s breasts. It feels like Affleck and Phoenix are playing up to a clichéd image of stardom. At least you hope that’s what it is, or the Walk the Line actor is really very disturbed, and the director (his brother-in-law) more than a little exploitative.
There is no question, it is edited together for maximum humorous (as opposed to dramatic) impact, in a way that would be odd if Affleck has any love for his friend. There are even bits that feel straight out of a candid camera show, as the former actor hugs stars, including Bruce Willis and Ben Stiller, holding them for a really long time as they awkwardly try and pull away. After forcing a friend to do a snow angel he turns to camera and says “that’s a funny bit” proudly, whilst he consistently chastises another friend, telling him that he will come across worse than him in the finished film.






In a similar way to Orson Welles’ seminal F For Fake, the film seems to be playing games with the idea that it’s a hoax. It is quite self-referential, talking constantly about the rumours, then circulating in American magazines, that Casey Affleck is directing a mockumentary and that Phoenix is less than earnest about his new career path. At one point a ranting Phoenix describes his acting career as “fraudulent”, perhaps knowingly engaging with the audience and trying to get one over on us. Or maybe, more specifically, the media.
The director mentioned at the press conference that he hates the culture of blogging about celebrities and that, having been on the end of personal and mean-spirited criticism himself, he has no time for gossip magazine culture. People have already suggested that the film is a look at celebrity and fame, and in some ways I suppose it is. But I think that this element could be a distraction.
There are many shots of Phoenix watching himself on TV (such as in the fallout of that notorious appearance on David Letterman), or reading about himself online. Much of the emphasis is placed here. We see more than one montage of media reports, and we also watch – in full – a horrible web video by an online blogger. Perhaps it is the media that are the real “villain” of the piece, for the way they report Phoenix’s fall with such relish and little compassion. The film also seems to show that the desire of the media to pigeonhole people maybe the biggest factor in stifling experimentation and creativity.




But as I write this and convince myself more and more that it is definitely a set up, I am still plagued with doubt. For one thing, the director’s frustrated and plausible denials at the press conference left me fairly convinced. But mainly it is Phoenix himself that leads me to wonder if it could be real. Not only is he so faultlessly consistent the whole time, but there is also the fact that the film took a year and a half to make – and that is a long time to be in character. Sacha Baron Cohen can do it, but he isn’t playing himself. In fact, he is unrecognisable to most people when he isn’t one of his creations. But Joaquin Phoenix is playing himself. He had nowhere to hide and laugh about it. And, if it’s a joke then it is a risky one – as he alienates and insults people all over the entertainment industry.
Maybe, as is so often the case, the boring answer is true and it’s a little of column A and a little of column B. Perhaps Phoenix is as tired with acting as he claims and really has retired, but maybe this film is his elaborate joke. A parting shot to an industry he no longer cares for, if indeed he ever did.
In the end though, it really doesn’t matter either way. Whether it’s down to a genuine absurdity or to a dedicated genius performer (he’s kept this act up for two years now), I’m Still Here is really funny. I was in stitches for long spells of it and had the best time I’ve had in any film here. I especially loved the moments were Phoenix reflects on his movie career: “I should have been in Revolutionary Road. I do Reservation Road, it sucks and gets no nominations.” Or when he complains about his relatively minor celebrity to Affleck as they both prepare to appear in a star-studded play to honour the late Paul Newman: “you do a scene with Hanks and with Jack [Nicholson]. With all due respect, I’m with fucking Danny DeVito.”




There have been better films, and even greater experiences (Black Swan was emotional and intense beyond comparison) than I’m Still Here at this festival. But no film here has been more purely entertaining. Affleck more than deserved the long standing ovation given to him at the film’s conclusion in a near-full Sala Grande. As to what the future holds for him as a director, it’s hard to say. This film is certainly a one-off and it gives no real clue as to his style. As for Phoenix, the future is even less certain. But, whatever the truth, he just turned from “the bad dude from Gladiator” and established himself as fascinating, mercurial and maybe even iconic.




miércoles, 8 de septiembre de 2010

Sale volando por los aires al intentar matar una araña

Me pregunto si fue un tío guay y le dio la espalda a la explosión...


Gracias a Irene por pasarme la noticia.


"Iba la arañita subiendo por el tejado...
y ha llegado el Duende y de un golpe la ha aplastado...
Muaahahaha!"


[Vía: noticias.terra.es]




"No estamos del todo seguros de si la araña escapó, no había rastro de ella en la escena" 

Sale volando por los aires al intentar matar una araña 



Un hombre de 28 años del Reino Unido ha sufrido quemaduras de gravedad al producirse una explosión en el cuarto de baño de su casa. El joven trataba de matar a una araña y, después de rociarla con un aerosol, trató de iluminar la estancia con un mechero, provocando la explosión que le ha quemado el rostro y las extremidades.



Un hombre de 28 años ha sufrido graves quemaduras después de que accidentalmente provocase una explosión al tratar de matar una araña con una lata de aerosol en su casa en Clacton, en Essex (al este de Londres), según ha publicado el diario Daily Telegraph.
El hombre acudió cuando su mujer le llamó para que se hiciese cargo de una araña que había visto detrás del lavabo,en el cuarto de baño. Al no ser capaz de llegar hasta el arácnido, el joven optó por matarla rociándola con una lata de aerosol. Sin embargo no pudo ver si estaba muerta porque la bombilla del baño se había fundido. 
Recurrió a un mechero para iluminar el cuarto, lo que provocó que al prenderlo, la mezcla con el gas del aerosol produjese una gran explosión. La potencia de la deflagración fue tan fuerte que el hombre y la puerta del baño se levantaron del suelo. Sufrió quemaduras en la cabeza, las piernas y el torso,  y tuvo que ser trasladado en ambulancia al hospital, después de sumergirse en agua fría.
Un portavoz del Servicio de Bomberos de Essex, dijo: "Parece que la mujer había descubierto algo espeluznante en el baño y pidió a su marido que lo capturase. Hubo una explosión enorme  que lanzó al hombre por el aire y levantó la trampilla del desván"
Por suerte, la reacción de la víctima fue acertada: "Hizo exactamente lo que debía al saltar a la ducha y rociar sus quemaduras con agua fría, mientras su esposa daba la alarma", ha afirmado el bombero. Los bomberos administraron primeros auxilios de emergencia en la escena, a la espera de la llegada de los equipos del servicio de ambulancias.
El portavoz añadió: "No estamos del todo seguros de si la araña se escapó o no, pero no había ni rastro de ella en la escena". Las cuadrillas de ambulancia el hombre para tratar las quemaduras en sus brazos, piernas y cara y dificultad para respirar y fue llevado al Hospital General de Colchester, en Essex, donde se le proporcionó alivio del dolor y descansa desde el martes.