sábado, 14 de noviembre de 2009

La cabecera de Google de hoy


Muchos os preguntaréis a que viene la imagen que hoy tiene google en su logo. Bien, pues aquí está vuestra respuesta:



[Vía: lanasa.net]

LCROSS Confirma la Existencia de Agua en la Luna


Los resultados obtenidos a partir de las imágenes y datos recogidos durante el impacto de la sonda LCROSS en la Luna hace un mes, confirman la existencia de agua en nuestro satélite. El pasado 9 de Octubre, la sonda LCROSS impactó sobre el cráter Cabeus, situado cerca del polo sur lunar. El impacto provocó un inmenso agujero de entre 20 y 30 metros de anchura.

El impacto creado por la etapa superior del cohete Centaur LCROSS creó dos penachos o columnas de material desde el fondo del cráter. Una primera formada por minerales y polvo del fondo del cráter y otra posterior formada por materiales que no habían visto la luz del Sol durante cientos de miles de años.

"Estamos descubriendo los misterios de nuestro vecino más cercano y por extensión del Sistema Solar. Resulta que la Luna alberga muchos secretos, y LCROSS ha añadido una nueva capa a nuestra comprensión", dijo Michael Wargo, principal científico lunar en la Sede de la NASA en Washington.

Los científicos han especulado mucho sobre el origen de grandes cantidades de hidrógeno que se han observado en los polos lunares. Los resultados de LCROSS están arrojando una nueva luz sobre la cuestión del agua, que podría ser más generalizada y en mayor cantidad de lo que antes se sospechaba. Regiones permanentemente sombreadas podrían contener la clave de la historia y la evolución del sistema solar, al igual que una muestra del núcleo de hielo tomado en la Tierra revela datos antiguos. Además, el agua y otros compuestos representan recursos potenciales que podrían sostener la futura exploración lunar.

Desde el impacto, el equipo científico de LCROSS ha estado trabajando casi sin parar de analizar la enorme cantidad de datos recogidos de la nave. El equipo se concentró en los datos de los espectrómetros del satélite, que proporcionan la información más definitiva sobre la presencia de agua. Un espectrómetro analiza la luz emitida o absorbida por los materiales que ayuda a identificar su composición. "Estamos eufóricos," dijo Anthony Colaprete, científico del proyecto e investigador principal de LCROSS en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California.

"Muchas líneas de pruebas muestran que había agua presente tanto en la nube de vapor que se elevó en un ángulo alto, como en los escombros proyectados en el ángulo más bajo por el impacto de Centauro. La concentración y distribución de agua y de otras sustancias requieren más análisis, pero podemos decir con seguridad que Cabeus contiene agua."

¿Qué otros secretos nos revelará la Luna? El análisis continúa!

---------------------------------------------------------------------

[Vía: observatorio.info]


Descubierta agua en la Luna



Se ha descubierto agua en la superficie de la Luna. No se han encontrado lagos, pero el instrumento Moon Mineralogy Mapper de la NASA a bordo del Chandrayaan-1 el nuevo orbitador lunar de la India nos transmite que partes de la superficie de la Luna absorben un color de luz muy específico identificado previamente exclusivamente con el agua.

Ahora mismo, los científicos están intentando encajar esto con otros hechos sobre la Luna para averiguar cuanta agua hay allí, e incluso que aspecto toma este agua.

Desafortunadamente, incluso los escenarios más húmedos dejan a nuestra Luna más seca que el más seco de los desiertos de la Tierra.

Una pista fascinante que está siendo debatida es si la señal del agua sube y baja durante un único día lunar. Si es así, la señal podría ser explicable por hidrógeno fluyendo desde el Sol e interactuando con oxígeno en el suelo lunar. esto dejaría una extremadamente delgada monocapa de agua, quizás tan solo de algunas moléculas de grosor. De ese modo, algo del agua resultante debería evaporarse bajo la luz solar.

Representada aquí arriba, la zona cercana a un cráter en la cara oculta de la Luna muestra una abundancia relativamente alta de minerales hidratados en falso color azul.

La próxima semana, el nuevo satélite LCROSS lanzará un impactador que golpeará un crater permanentemente en sombras cerca del polo sur lunar para ver si algún agua o hielo escondido sale pulverizado hacia afuera.


[Vía: jornada.unam.mx]

El hallazgo es el mayor adelanto en la historia de la exploración espacial, según la NASA

Encontramos una importante cantidad de agua en la Luna

El descubrimiento es resultado del impacto de dos sondas de la agencia enviadas el mes pasado

En el cráter donde colisionaron las naves se ubicaron al menos 10 cubos de 7.5 litros de líquido


Washington, 13 de noviembre. La NASA descubrió una importante cantidad de agua congelada en la Luna, anunció este viernes la agencia espacial estadunidense, hallazgo que abre nuevas perspectivas a la exploración del satélite terrestre y del sistema solar.

Encontramos agua y no solamente un poco, sino una cantidad importante, indicó en una conferencia de prensa Anthony Colaprete, responsable científico de la misión Lunar Crater Observation and Sensing Satellite, (LCROSS, por su siglas en inglés), la cual costó 79 millones de dólares y que permitió el hallazgo.

En un cráter de 20 a 30 metros encontramos el equivalente, al menos, a una decena de cubos de 7.5 litros cada uno, añadió, al destacar que se trata de los primeros resultados.

Otro miembro del equipo, Gregory Deloy, de la Universidad de California, calificó el hallazgo de extraordinario y mayor.

Es excitante: muestra una nueva imagen de la Luna, añadió.

El hallazgo abre un nuevo capítulo en nuestra comprensión del satélite natural de la Tierra, señaló la Nasa en un comunicado.

La información se descubrió tras el impacto de dos sondas de la NASA enviadas el mes pasado para colisionar con la superficie lunar, en un dramático experimento en busca de agua.

Una sonda se estrelló contra el cráter Cabeus, cerca del polo sur de la Luna, a unos nueve mil kilómetros por hora, seguido cuatro minutos después por otra sonda equipada con cámaras para registrar el impacto, que envió una enorme nube de material hacia arriba desde las entrañas de un cráter que no ve la luz solar desde hace trillones de años.

Develan misterios

“Múltiples líneas de evidencia demuestran que había agua tanto en el ángulo superior de la columna de humo como en la cortina posterior al impacto del LCROSS Centaur”, dijo Colaprete.

“La concentración y distribución de agua y de otras sustancias requiere de análisis posteriores, pero podemos asegurar que Cabeus tiene agua”, añadió.

Antes, los científicos teorizaron que, excepto la posibilidad de que hubiera hielo en el fondo de los cráteres, la Luna estaba totalmente seca.

El hallazgo de agua en el satélite natural de la Tierra es el mayor adelanto en la historia de la exploración espacial.

Estamos desbloqueando los misterios de nuestro vecino más cercano y, por extensión, del sistema solar, sostuvo Michael Wargo, jefe de la base de ciencia lunar de la NASA en Washington.

La total comprensión de la información de LCROSS puede llevar algo de tiempo, ya que es abundante, advirtió Colaprete.

“Además del agua encontrada en Cabeus, hay indicios de la existencia de otras sustancias. Las regiones oscuras de la Luna son trampas realmente frías, que han preservado material durante trillones de años.”

Sólo 12 hombres, todos estadunidenses, han caminado en la Luna; el último lo hizo en 1972, en la misión que marcó el fin de las misiones Apollo.

Sin embargo, están en duda los ambiciosos planes para volver a llevar astronautas estadunidenses a la Luna en 2020 y establecer bases lunares humanas para la posterior exploración de Marte, en el contexto del proyecto Constellation.

El presupuesto de la NASA es actualmente muy bajo como para financiar la cápsula Orion del proyecto Constellation, una más avanzada y espaciosa versión del módulo lunar Apollo, como también los lanzadores Ares I y Ares V, necesarios para poner la nave en órbita.

Un panel clave en la revisión del proyecto nombrado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sostiene que el presupuesto actual no es suficiente para financiar una misión de retorno a la Luna antes de 2020.

Hacia la colonización

La Luna, nuevamente centro de una carrera espacial internacional, podría tener la llave sobre el nacimiento de nuestro planeta hace 4 mil 500 millones de años, y ayudar a desentrañar los secretos más antiguos del universo.

Cuarenta años después de que el estadunidense Neil Armstrong caminó por primera vez sobre la Luna, y cuando Estados Unidos aspira a volver a enviar astronautas al satélite natural de la Tierra para 2020, éste sigue siendo objeto de fascinación y curiosidad.

El hallazgo de una cantidad significativa de agua congelada en la superficie lunar probablemente relance los sueños de la humanidad de colonizar el satélite terrestre.

Parte del propósito de regresar a la Luna –a unos 384 mil 402 kilómetros de la Tierra de distancia promedio– es aprender más sobre sus recursos naturales ocultos.

La Luna es una mina de informaciones científicas por descubrir, directamente vinculadas a la comprensión de los orígenes de la Tierra y de los otros planetas del sistema solar, explicó en julio de este año el geólogo Harrison Schmitt.

Schmitt pisó la Luna en 1972, con la misión Apollo 17, la última en llegar a la superficie lunar. Fue el último de los 12 estadunidenses que caminaron sobre suelo lunar.

En la medida en que los recursos naturales de la Tierra disminuyen gradualmente, algunos científicos creen que la Luna podría ser una mina de oro para generaciones futuras.

Entre los 382 kilos de rocas y suelo lunar traídos por los astronautas en las seis misiones Apollo, entre 1969 y 1972, los científicos descubrieron una roca que bautizaron génesis, de unos 4 mil 500 millones de años, cuando se estima que se generó nuestro sistema solar.

Terreno virgen para la ciencia

Desprovista de atmósfera, la Luna es como una memoria geológica virgen para los científicos, porque no fue afectada por las interacciones del agua y el aire, como la Tierra.

Uno de los motivos para volver a la Luna es ver si hay potencial económico con la explotación de sus recursos, indicó John Logdson, del Museo Nacional del Aire y el Espacio de Washington.

El programa Constellation fue lanzado en 2004 con el propósito de establecer una estación en la Luna para astronautas y buscar evidencias de la existencia de agua debajo del suelo lunar.

Este programa fue objeto de revisión a pedido del presidente Barack Obama.

Otros países, como China y Rusia también, anunciaron su ambición de llegar a la Luna, a cuatro días de vuelo de distancia.

El ex astronauta Schmit subraya que el suelo lunar es rico en helio 3, proveniente de las capas externas del Sol y proyectado con los vientos del astro en todo el sistema planetario.

Este elemento es raro en la Tierra, ya que, a diferencia de la Luna, donde se acumula, es repelido por el campo magnético terrestre.

Muy requerido para la fusión nuclear, cuya tecnología aún es incipiente, el helio 3 algún día será de gran valor sobre la Tierra, prevé el geólogo.

Las reservas de helio 3 en la Luna rondan el millón de toneladas, según algunas estimaciones, y apenas 25 toneladas podrían potencialmente servir para dar energía a la Unión Europea y a Estados Unidos durante un año.

0 comentarios: